Logo noticias.saborgourmet.com
Logo noticias.saborgourmet.com
Logo Instagram SaborGourmet
Logo Twitter SaborGourmet
Foto de una pescadería con las cajas llenas de pescado y una mujer mayor que coge una pieza y delante fotomontaje con una joven que tiene una lupa y mira

Qué es el cadmio y por qué debes evitarlo: Los 3 pescados que no lo tienen

El cadmio es muy perjudicial para la salud. Te explicamos qué es, cómo es que se encuentra en los pescados y cuáles tienen menos cadmio

El cadmio es un metal pesado que se encuentra en el medioambiente de forma natural o como resultado de la actividad humana. Se usa principalmente en la industria de las baterías, los pigmentos, los recubrimientos electrolíticos y los plásticos.

 Sin embargo, el cadmio no tiene ninguna función nutricional ni fisiológica en los animales o los humanos, y por el contrario, puede causar graves efectos adversos para la salud. ¿Pero cómo llega a lo que comemos el cadmio y en concreto al pescado?. ¿Cuáles son los pescados que menoso cantidad de cadmio tienen?.

¿Por qué es peligroso el cadmio?

El cadmio ha sido clasificado como cancerígeno en humanos por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), ya que existe suficiente evidencia científica que lo avala. El cadmio puede provocar cáncer de pulmón, próstata, riñón y vejiga, especialmente por la exposición a través de la inhalación.

Además, el cadmio presenta numerosos efectos tóxicos, siendo la disfunción renal el principal efecto por una exposición prolongada. El cadmio también puede provocar desmineralización de los huesos, por acción directa o como resultado del daño renal.

El cadmio interfiere con el metabolismo del calcio y la vitamina D, alterando la formación y la resorción ósea. Esto puede causar osteomalacia, osteoporosis y dolor óseo.

Otros efectos del cadmio incluyen daño hepático, anemia, hipertensión, enfermedad cardiovascular, alteraciones neurológicas, reproductivas e inmunológicas. El cadmio tiene una alta capacidad de acumulación en el organismo, principalmente en el hígado y riñón, donde puede permanecer durante 10-30 años en humanos.

¿Cómo se puede reducir la exposición al cadmio?

La exposición al cadmio se puede producir por diversas vías, como son la inhalación de aire contaminado, el consumo de agua. Y también el consumo de alimentos contaminados, el contacto con productos que contienen cadmio o el hábito de fumar. Por lo tanto, para reducir la exposición al cadmio se recomienda:

Evitar o limitar el consumo de tabaco, limitar la exposición ocupacional al cadmio, usando equipos de protección adecuado. Y también como no, evitar el uso de productos que contienen cadmio, como baterías, pigmentos, joyas, soldaduras, fertilizantes, pesticidas, etc.

Sin embargo, queremos centrarnos en lo que comemos. En este sentido, es de vital importancia  no ingerir alimentos contaminados por cadmio, especialmente los de origen animal, como los mariscos, los pescados, las vísceras, los riñones y el hígado.

En el caso de los pescados, estos pueden llegar a acumular grandes cantidades de cadmio, así como de otras sustancias como el mercurio. Estos se acumulan mucho en peces que son de tamaño grande, mientras que aquellos más pequeños suelen tener menos cantidades y por tanto no resultan tan perjudiciales para la salud.

¿Qué pescados no tienen cadmio y se recomiendan para la salud?

Foto de pescados en una pescadería y delante foto de mujer con cara sorprendida
Los pescados con menos cadmio | Dean Drobot, Getty Images Pro

Según un estudio realizado por la  Universidad de Harvard, los pescados que contienen menos cadmio y más omega-3 son los peces pequeños. Entre estos mencionan sardinas, anchoas, arenques y la caballa.

Estos pescados se alimentan de plancton y no de otros peces, por lo que tienen menos riesgo de acumular metales pesados en sus tejidos. Además, al consumirlos enteros, se aprovechan todos sus nutrientes, incluidos los que se encuentran en las vísceras, los huesos y la piel.

Entre los mariscos, los que tienen menos cadmio y más beneficios para la salud son las almejas, los mejillones y las ostras. Estos moluscos bivalvos son ricos en proteínas, omega-3, calcio, hierro, zinc, selenio, yodo y vitaminas B12 y D. Además, tienen un efecto depurativo, ya que filtran el agua y eliminan las sustancias tóxicas. 

Según un estudio realizado por la Universidad de Santiago de Compostela publicado por la AESAN, estos mariscos tienen niveles muy bajos de cadmio. Que además son inferiores a los límites establecidos por la Unión Europea.

Por lo tanto, se recomienda consumir pescados pequeños y mariscos bivalvos al menos dos veces por semana. Preferiblemente de origen ecológico y de temporada, para obtener sus beneficios nutricionales y evitar la exposición al cadmio y otros metales pesados.