Logo noticias.saborgourmet.com
Logo noticias.saborgourmet.com
Logo Instagram SaborGourmet
Logo whatsapp
lata de sardinas con una pescaderia de fondo

El pescado con más ácidos grasos omega-3 y que viene en una pequeña lata

Existe un pescado que seguro ves a diario en el supermercado, y que es el que más Omega-3 tiene

Comer enlatados es algo del todo recomendable siempre y cuando no se tengan problemas como hipertensión o el colesterol elevado. Este tipo de alimentos comprados bajos en sodio, pueden ser una buena adición a la dieta debido a la presencia de ácidos grasos omega-3.

¿Pero cuál de los pescados en lata  tiene más ácidos grasos omega-3? A continuación, respondemos a esa pregunta según lo que ha revelado la ciencia al respecto. La respuesta puede que te sorprenda.

El pescado con más ácidos grasos omega-3 y que viene en una pequeña lata

De entre los pescados en lata disponibles en el mercado, las sardinas  parecen ser las que tendrían mayor cantidad de Omega- 3. Estos son unos nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo y la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Además, las sardinas son ricas en proteínas de alta calidad y vitaminas (como la D, la B6 y la B12). Así como en minerales (como el fósforo, el selenio, el yodo y el hierro) y taurina. Un aminoácido que ayuda a regular la presión arterial y el colesterol.

Lo idea es tomarlas frescas, pero si se comen en conserva también nos vamos a beneficiar de esas propiedades. Aunque sí es cierto que tal vez en menor medida.

De todos modos, comer sardinas en lata es mucho más accesible que comerlas frescas, dada su larga caducidad y su precio. Por otro lado, una lata de sardinas tradicional contiene unos 200 gramos de pescado conservado en aceite de oliva. Esto aporta unas 416 calorías, 22 gramos de grasa (de los cuales 5 son saturados y 12 son omega-3), 50 gramos de proteína y 284 miligramos de calcio.

Los beneficios de comer sardinas una vez a la semana

Numerosos estudios científicos han demostrado que comer sardinas una vez a la semana puede tener efectos positivos para la salud. Por ejemplo, un estudio de investigadores del Hospital Clínic de Barcelona sugiere que comer 2 latas de sardinas semanales prevendría la diabetes  tipo 2. Especialmente en personas mayores con prediabetes.

Según se reveló, la sardina es un pescado que mejora la sensibilidad a la insulina, reduce la inflamación y aumenta el colesterol bueno.

Otro estudio publicado en la revista Clinical Nutrition indica que comer sardinas tres veces a la semana puede reducir el riesgo de sufrir un infarto  de miocardio o un accidente cerebrovascular. Esto es gracias a su efecto protector sobre los vasos sanguíneos y el corazón.

Asimismo, las sardinas pueden ayudar a mejorar la función cerebral, la memoria y el estado de ánimo. Y todo gracias su contenido en omega-3, vitamina B12 y taurina.

Por último, las sardinas son una fuente excelente de calcio, un mineral fundamental para la salud ósea y dental. Al consumir las sardinas en conserva con sus espinas, se ingiere una cantidad significativa de calcio, equivalente al 28% de la ingesta diaria recomendada. El calcio se absorbe mejor gracias a la presencia de vitamina D, que también se encuentra en las sardinas.

Cómo incorporar las sardinas a la dieta

Las sardinas son un alimento muy versátil que se puede preparar de diversas formas. A la plancha, al horno, fritas, rebozadas, en escabeche, en papillote, rellenas o en ensalada. También se pueden consumir directamente de la lata o acompañadas de pan, tomate o queso.

Lo importante es elegir  una conserva de buena calidad, preferiblemente en aceite  de oliva virgen extra y sin aditivos.

Las sardinas son un pescado azul muy saludable y económico que se puede encontrar todo el año. Consumirlas una vez a la semana puede aportar numerosos beneficios para el corazón. También el cerebro, los huesos y la prevención de la diabetes.

De este modo no evites este pequeño "manjar" cargado de Omega-3 y ten latas de sardinas siempre en tu despensa.