Logo noticias.saborgourmet.com
Logo noticias.saborgourmet.com
Logo Instagram SaborGourmet
Logo Twitter SaborGourmet
Foto de tabla de embutidos con jamón sobre pan, lomo, salchichón y chorizo y a la derecha círculo rojo con foto de una mano que abre una nevera plateada

Así debes conservar el jamón y demás embutidos en la nevera para que no se estropeen

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, te damos las pautas para conservar todos los embutidos que vayas a servir y también los que te sobren de forma adecuada.

La Navidad es una época del año en la que nuestras mesas se llenan de delicias gastronómicas, y entre ellas, el jamón  y los embutidos no pueden faltar. Ya sea como aperitivo, parte de una tabla de quesos o simplemente como un exquisito bocado, estos manjares son protagonistas indiscutibles de las celebraciones navideñas.

Sin embargo, a menudo nos enfrentamos al dilema de cómo conservarlos adecuadamente en la nevera ya que es importante evitar que se deterioren. Si esto ocurriera perderían su sabor y textura, así que vamos a daros ahora las pautas adecuadas. Pautas para conservar el jamón y demás embutidos en la nevera para que no se estropeen.

Cómo conservar el jamón y demás embutidos en la nevera para que no se estropeen

Es habitual que en estas fechas, al preparar nuestras comidas festivas, nos encontremos con la necesidad de almacenar grandes cantidades de jamón y embutidos. Tal vez decidimos comprarlos con antelación para evitar las aglomeraciones de última hora o simplemente porque nos gusta planificar con tiempo nuestras festividades. Sea cual sea el motivo, es crucial conocer las mejores pautas  para conservar estos manjares para que mantengan su calidad y frescura.

La importancia de la conservación adecuada

El jamón y los embutidos son productos cárnicos que, si no se almacenan correctamente, pueden sufrir alteraciones en su sabor, textura e incluso convertirse en un foco de bacterias indeseadas. La correcta conservación no solo garantiza su delicioso sabor sino también la seguridad alimentaria de quienes los consumen.

Pautas para conservar jamón y embutidos en la nevera durante la Navidad

  • Temperatura adecuada: La temperatura de la nevera debe mantenerse entre 0 °C y 4 °C para evitar el desarrollo de bacterias. Ajusta el termostato para asegurarte de que se encuentre en este rango.
  • Almacenamiento por separado: Si cuentas con diferentes tipos de embutidos, es preferible almacenarlos por separado. Esto evita la transferencia de olores y sabores entre ellos, preservando así sus características individuales.
  • Envases herméticos: Utiliza envases herméticos para proteger el jamón y los embutidos del aire y la humedad, principales causantes de la oxidación y el deterioro.
  • Corte adecuado: Si ya has empezado a cortar el jamón, asegúrate de tapar la parte cortada con papel film o un paño limpio impregnado de aceite para evitar que se seque.
  • Fecha de caducidad: Revise las fechas de caducidad de los productos y consúmelos antes de que expiren. Si compras a granel, etiqueta los envases con la fecha de compra para un control más preciso.
  • Evita el congelamiento: Aunque el congelamiento es una opción para prolongar la vida útil, puede afectar la textura del jamón y embutidos. Si decides congelarlos, hazlo porciones pequeñas y consume lo antes posible después de descongelar.
  • Foto de una mano que abre una nevera y a la derecha círculo rojo en el que aparece un árbol de Navidad formado sobre una tabla de madera a partir de embutidos
    Pautas para conservar los embutidos y errores a evitar | Pixelshot, mariacastellanosphotos

Lo que nunca debes hacer con los embutidos: Errores comunes a evitar

Junto a lo explicado para que no te falte un buen jamón y embutidos esta Navidad, será bueno repasar errores que es mejor evitar en lo que respecta a su conservación.

  • Dejar la nevera abierta: Mantén la nevera cerrada el mayor tiempo posible mientras organizas o tomas los productos. La apertura constante afecta la temperatura interna.
  • Almacenar cerca de productos con olor fuerte: Evita almacenar el jamón y embutidos cerca de alimentos con olores fuertes, ya que pueden absorber esos aromas.
  • Guardar en la puerta: La puerta de la nevera es la zona con mayores fluctuaciones de temperatura. Almacena los embutidos en estantes internos para garantizar una temperatura más estable.
  • Utiliza envases inadecuados: Evita utilizar envases de plástico no herméticos o bolsas mal selladas, ya que permiten la entrada de aire y humedad.

Siguiendo estas pautas y evitando los errores comunes, garantizarás que el jamón y los embutidos en tu nevera mantengan su frescura y sabor durante toda la temporada navideña. Así, podrás disfrutar plenamente de estos exquisitos manjares en cada celebración, y podrás agasajar a tus invitados con lo que se merecen: lo mejor.