Logo noticias.saborgourmet.com
Logo noticias.saborgourmet.com
Logo Instagram SaborGourmet
Logo Twitter SaborGourmet
Foto de gambas congeladas y a la derecha círculo con borde rojo y dentro foto de un plato de marisco

Así debes congelar correctamente tus mariscos para Navidad

Si has decido comprar con tiempo el marisco que vas a servir en tu mesa de Navidad, es importante que sepas cómo congelarlo de forma correcta

El marisco  es un plato típico que nunca falta en muchas casas durante la Navidad. Sin embargo, este es un producto delicado que requiere un cuidado especial para conservar su sabor y textura.

Si quieres disfrutar de unos mariscos frescos y sabrosos en tu mesa esta Navidad, te conviene congelarlos correctamente antes de cocinarlos. Para ello, te ofrecemos a continuación, los mejores consejos.

Así debes congelar correctamente tus mariscos para Navidad

Según el portal Interempresas, más del 70% de la población española sirve marisco en su mesa cada Navidad. Langostinos, gambas y cigalas son además los que más gustan y tienen mayor consumo y además, todo ello se compra siempre con antelación.

El motivo es más que claro: ahorrar dinero, ya que en días previos a la Navidad el precio del marisco se dispara. Además hacer acopio semanas antes permite que podamos asegurarnos que podamos tener todo el marisco que deseamos. Y como este es un alimento que se puede congelar sin problema, pues los expertos siempre aconsejan comprarlo con tiempo.

Sin embargo para hacerlo todo bien, no basta con comprar el marisco con este tiempo de antelación. Una vez en casa tenemos que saber cómo se congela y para ello, nada como seguir estos pasos en función de cada tipo de marisco.

Cómo congelar crustáceos grandes como centollos, nécoras y bogavantes

  • Limpieza y preparación: Antes de congelar, asegúrate de limpiar minuciosamente los crustáceos. Retira cualquier residuo o suciedad de las conchas y el cuerpo.
  • Cocción parcial: Cocina los crustáceos en agua con sal durante un tiempo más corto de lo normal. Esto ayuda a preservar la calidad del marisco durante el proceso de congelación.
  • Enfriamiento: Después de la cocción, sumerge los crustáceos en agua helada para detener la cocción y garantizar un enfriamiento rápido.
  • Secado y envase: Sécalos con cuidado pero envuelve cada pieza con un pequeño paño con el agua de cocción. Colócalos en bolsas herméticas para congelador. Elimina tanto aire como sea posible antes de sellarlas.
  • Etiquetado: Etiqueta las bolsas con la fecha de congelación para llevar un registro del tiempo que han pasado en el congelador.

Foto de mesa navideña con un plato de langostinos y al lado otro de gambas peladas sobre mantel rojo
Pasos para congelar marisco y descongelar correctamente | Getty Images, PixaBay

Cómo congelar pequeños crustáceos como gambas, cigalas y langostinos

  • Limpieza: Limpia y pela los crustáceos si es necesario.
  • Blanqueado rápido: Sumerge los crustáceos en agua hirviendo con sal por un breve periodo. Esto ayuda a mantener la textura y sabor al congelarlos.
  • Enfriamiento y secado: Refresca rápidamente los crustáceos en agua helada y sécalos bien antes de congelarlos.
  • Empaquetado: Coloca los crustáceos en bolsas herméticas y elimina el exceso de aire antes de sellarlas. Como ya dijimos, etiqueta las bolsas con la fecha de congelación.

Cómo Congelar Almejas y Mejillones

  • Limpieza: Lava a fondo las almejas y mejillones, eliminando la suciedad y las impurezas.
  • Cocción parcial: Cocina ligeramente en su propia agua hasta que las conchas se abran. Descarta aquellas que no se abran.
  • Enfriamiento y desconcha: Enfría rápidamente en agua helada y retira las conchas. Guarda las carnes en bolsas herméticas.
  • Sellado al vacío (opcional): Para una conservación óptima, considera usar una máquina de sellado al vacío antes de congelar.

¿Por qué las ostras y percebes no se pueden congelar?

A la hora de comprar ostras y percebes suele aconsejarse precisamente lo contrario antes dicho. Es decir, comprarlo al momento de hacerlos ya que serán más frescos y además, no podemos congelar este tipo de marisco. 

El porqué se debe a que ostras y percebes tienen una alta cantidad de agua en su composición. De este modo al congelarse, esta agua puede cristalizarse, afectando la textura y el sabor. Además, como decimos, estos mariscos son apreciados por su frescura, y congelarlos puede alterar sus características únicas.

Cómo se descongela el marisco correctamente

En el momento que nos toque descongelar el marisco para prepararlo para Navidad, lo ideal es que lo hagamos en el frigorífico. De este modo, tendremos que poner el marisco en la nevera durante varias horas o incluso durante la noche para una descongelación gradual. Debes evitar a toda costa descongelar a temperatura ambiente para que no proliferen bacterias.

Y una vez tengamos el marisco descongelado, tenemos que cocinarlo o comerlo tan pronto como sea posible para garantizar la frescura y calidad.

Siguiendo estos consejos, podrás congelar y descongelar correctamente tus mariscos para Navidad y disfrutar de su sabor y calidad en tu mesa. Recuerda que los mariscos son un alimento muy nutritivo y saludable, que aportan proteínas, minerales y ácidos grasos omega-3.